Buscar
  • Editorial Or LeIsrael

Parasha Koraj

Actualizado: 17 jul


PARASHA KORAJ 5782
.pdf
Download PDF • 457KB


En la Parasha anterior de Shelaj relatamos la transgresión de los espías, la culminación de las leyes de los Korbanot(Sacrificios), el acto del hombre que apiló leña en Shabat y la Mitzva (Precepto) de Tzitzit. Nuestra Parasha describe la disputa de Koraj y su congregación y los regalos de los Cohanim (Sacerdotes) y los Leviim.


La disputa de Koraj y su congregación:

Koraj era primo de Moshe. Luego de que Moshe designó a Elitzafan como líder de las familias de Kehat (En la Parasha de Bamidbar describimos quiénes eran Kehat y sus hijos), Koraj sintió que estaba siendo privado de sus privilegios, las primeras designaciones, de líder y de Cohen Gadol (Sumo sacerdote) habían sido otorgadas a Moshe y Aharon, los hijos de Amram, el mayor de los hijos de Kehat. Seguidamente Moshe designó a Elitzafan el hijo de Uziel, el cuarto de los hijos de Kehat y a Koraj no le fue designado ningún título. Koraj pensaba que el liderazgo le correspondía a él, por lo tanto, decidió discutir con Moshe intentando demostrar que él estaba decidiendo las designaciones por sí mismo y no como orden de Hashem.


Nuestros sabios nos describen que la mujer de Koraj fue quien generó su envidia hacia Elitzafan. Debemos recordar que tenemos la posibilidad de influenciar a los demás inclusive de manera indirecta sin que nos demos cuenta. Una palabra de desprecio o de agradecimiento de nuestra parte puede llevar a otras personas a despreciarse o apreciarse entre ellas. En nuestras manos está el poder de cambiar la vida de otras personas para bien o para mal. Podemos pensar cómo utilizar esta habilidad para beneficiar en lugar de perjudicar.


Koraj reunió a Datan y Aviram, sus vecinos de la Tribu de Reuben, los cuales en Egipto habían acusado a Moshe de matar a un egipcio (Como está escrito en la Parasha de Shemot) y a otras 250 personas de esa Tribu, los cuales eran los jefes de los Batei Din (Tribunales rabínicos). Koraj los convenció de que fue Moshe quién por decisión propia nombró a los líderes y no por orden Divina. Una de las acciones de Koraj fue preguntarle a Moshe si en un cuarto repleto de Sifrei Tora debían colocar una Mezuza. Moshe le contestó diciendo que si debía ser colocada. Koraj se burló de Moshe y le dijo: La Mezuza que se encuentra en el dintel de la puerta contiene dentro de ella únicamente dos partes del Sefer Tora, y con eso es suficiente, entonces, por qué un cuarto repleto de Sifrei Torano es suficiente. De esta manera Koraj intentaba confundir a sus seguidores por medio de sus lógicas personales ante el cumplimiento de las Mitzvot diciendo que Moshe no era el representante Divino, sino que las Mitzvot (Mandamientos) eran decretadas por él mismo. Luego de que sus seguidores se convencieron de sus palabras, todos se congregaron delante de Moshe y Aharon, alegando delante de ellos que se estaban aprovechando de sus posiciones para elevarse sobre el Pueblo de Hashem y que debían nombrar como Cohanim y Leviim a los integrantes de otras Tribus.

Moshe cayó sobre su rostro de tanto sufrimiento, luego de haberle rogado a Hashem que perdonara las transgresiones del Pueblo Moshe temía que Él ya no aceptará sus suplicas, después de todo quien nombraba las posiciones era Hashem y ésta disputa estaba dirigida hacia Él. Moshe les pidió esperar hasta la mañana siguiente para que supieran con certeza quién Hashem eligió Coheny a qué Tribu designó como servidores en el Mishkan (Tabernáculo). La prueba consistiría en incinerar el incienso, todo aquel que pensaba que era apto para trabajar en el Mishkan en lugar de Aharon Hacohen, vendría a incinerar el incienso y sería recibido el incienso de quien fue elegido por Hashem. Sin embargo, Moshe les advirtió que todo aquel que no haya sido elegido por Hashem moriría, como sucedió con Nadav y Avihu, los hijos de Aharon los cuales fallecieron cuando incineraron el incienso sin haber sido ordenados a hacerlo (Como está descrito en la Parasha de Shemini en el libro de Shemot).


¿Qué estaban pensando los seguidores de Koraj cuando discutieron con Moshe y Aharon? Ellos estaban seguros de que su discusión era Leshem Shamaim (En nombre de Di.s, es decir en búsqueda de la verdad Divina) y que les era prohibido quedarse callados. Pero realmente la raíz de esta disputa era la envidia, no había en ella nada en nombre del cielo. Cuántos actos erróneos cometemos y pensamos que son necesarios y justos, si nos analizamos bien podremos ver que muchas veces la raíz de nuestras acciones es incorrecta.


Moshe intentó aplacar la disputa sin éxito. Datan y Aviram incluso argumentaron en su contra por haberlos sacado de Egipto para morir en el desierto y para controlarlos. Esa noche Koraj recorrió por los campamentos de todas las Tribus tratando de convencerlos de unirse a él en contra de Moshe y Aharon. Su argumento era que ellos únicamente buscaban honor y grandeza para ellos mismos sin darle a los demás. Al día siguiente todo el Pueblo de Israel se dirigió al Mishkan. Hashem quería aniquilar al Pueblo de forma inmediata por la disputa en contra de Moshe. Moshe y Aharon se cayeron sobre sus rostros y le dijeron a Hashem que solo una parte del Pueblo cometió esa transgresión y no había necesidad de eliminarlos a todos, Hashem conoce los pensamientos de cada persona y no todos confiaban en Koraj. Hashem recibió su Tefila (Rezo).

Moshe le anunció al Pueblo que se alejaran del lugar del Mishkan. Koraj, su congregación, Datan y Aviram salieron de sus campamentos y se pararon delante de Moshe junto a sus familias para insultarlo y deshonrarlo. En ese momento la tierra se abrió y tragó a toda la congregación de Koraj, sus viviendas, sus posesiones y a sus familias, ellos bajaron inmediatamente al Gehinom (Purgatorio) y luego la tierra se cerró. El resto de los integrantes del Pueblo se asustaron del fuerte ruido que escucharon en ese momento y temieron que la tierra los tragara también a ellos. Entonces, salió un fuego del KodeshHakodashim y quemó a las 250 personas que incineraron el incienso, como Moshe les advirtió. Eleazar el hijo de Aharon Hacohen cubrió el Mizbeaj (Altar) con las ollas (El utensilio que utilizaban para agarrar los carbones del Mizbeaj) con las cuales incineraron el incienso ya que al haber sido utilizadas para el incienso se purificaron y para que sirvieran como recuerdo para las personas que no son Cohanim y no quieran volver a incinerar el incienso.

Al día siguiente el Pueblo de Israel se volvió a congregar en contra de Moshe y Aharon alegando que ellos son los culpables de la muerte de Koraj y sus seguidores. En ese momento comenzó una epidemia en el Pueblo. Para detener la epidemia Aharon tomó una olla con incienso y corrió hacia el Pueblo parándose entre los vivos y los fallecidos deteniendo así la epidemia. El número de fallecidos fue de 14.700 excepto los muertos de la congregación de Koraj.

Para aclararle al Pueblo cuál era la Tribu elegida por Hashem para el servicio del Mishkan, Moshe les ordenó a los líderes de cada Tribu traer una vara. Moshe escribió el nombre del líder de cada Tribu en la vara y las colocó en el Kodesh Hakodashim, en el Mishkan. A la mañana siguiente Moshe extrajo las varas y vio que había ocurrido un milagro, de la vara de Aharon Hacohen habían florecido flores, hojas y almendras, el resto de las varas se habían mantenido en su estado original, Moshe regresó la vara de Aharon Hacohen al Kodesh Hakodashim para conservarla como recuerdo para todo aquel que tuviera dudas acerca de los Cohanim y los Leviim.


¿Por qué la prueba fue realizada por medio del florecimiento y de la producción de frutos de la vara? Para que de esto aprendamos que el propósito del cumplimiento de las Mitzvot (Mandamientos) es sacar de nosotros todo lo positivo que se encuentra en nuestro interior y no sabíamos que estaba, como una vara de la cual no nos pudiéramos imaginar que dentro de ella se esconden frutos y flores. Por medio del estudio de la Tora y el cumplimiento de las Mitzvot la persona puede alcanzar la perfección y lograr habilidades que no se imaginaba que poseía.


Moshe volvió a recordarle a la Tribu de Levi que son los responsables por el cuidado del Mishkan, que ningún integrante del Pueblo de Israel podía ingresar a él ni interferir en su trabajo. Una persona extraña que entrara al Mishkan o interfiriera en el trabajo de los Cohanim y los Leviim fallecía por decreto Divino y su muerte sería atribuida a los Leviim.


Los regalos de Kehuna (Sacerdocio):

Para evitar los reclamos del nombramiento de la Tribu de Levi como servidores en el Mishkan, Hashem le ordenó al Pueblo de Israel entregarle a los Cohanim regalos de Kehuna los cuales incluyen: Partes de los Korbanot (Sacrificios) y de las Ofrendas luego de haber sido ofrendados, parte de la cosecha como la Teruma, los Bicurim (Primicias – Los primeros frutos que crecían en el campo) y los terrenos que santificó el Pueblo de los cuales también los Cohanim debían recibir. También los primogénitos de los animales puros eran entregados al Cohen, luego de su degollamiento, el salpicado de la sangre sobre el Mizbeaj y el incinerado de algunas de sus partes sobre el Mizbeaj, eran consumidos por el Cohen. Los primogénitos de los animales impuros eran redimidos por medio de ovejas las cuales eran entregadas al Cohen. Los primogénitos humanos eran redimidos con cinco Shekels de plata y la plata era entregada al Cohen. Estos regalos eran entregados a los Cohanim todas las generaciones según la orden de Hashem demostrándole a todos que Hashem desea y se alegra con el servicio de los Cohanim y fue Él quien los designó para este puesto, por esa razón ordenó que les fueran entregados regalos. Los Cohanimno recibieron herencia en la Tierra de Israel y su sustento provenía de los regalos que les entregaban los integrantes del Pueblo de Israel.


Hashem se alegra con todo aquel que se acerca a Él y cumple Sus Mitzvot y Le entrega con alegría todas sus necesidades. Acaso alguna vez se nos ocurrió que por medio del cumplimiento de las Mitzvot alegramos a Hashem. Cuánta alegría tiene un padre cuando ve que su hijo lo obedece y va por su buen camino, de ésta misma manera Hashem se alegra con nosotros. Y cuanta alegría tiene un hijo al alegrar a su padre. Si ésta es nuestra intención al cumplir las Mitzvot, cuánta alegría y satisfacción podremos sentir con ellas.


Los regalos de los Leviim:

Los descendientes de Levi recibían los Maasrot (Diezmos – el diez por ciento) de los frutos del Pueblo de Israel, por su servicio en el Mishkan, con esto Hashem les quería demostrar a todos que Él desea su trabajo y fue Él quien los designó para eso.


Trumat Hamaaser (La contribución del diezmo):

Del Diezmo que los Leviim recibían, debían separar el diezmo para los Cohanim llamada “Trumat Hamaaser”, de la parte más selectiva y buena de los frutos. Trumat Hamaaser era considerada como la contribución que le entregaba el Pueblo de Israel a los Cohanim la cual poseía santidad, los Cohanim debían consumirla estando puros y el Pueblo de Israel tenía prohibido consumirla. La pena para un integrante del Pueblo que consumía esta Teruma: Si fue intencionalmente recibía pena de muerte de mano Divina, si fue sin intención estaba obligado a pagarle al Cohen el monto de su valor y añadir un quinto de su valor.


“SHABAT SHALOM”

56 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo