Buscar
  • Editorial Or LeIsrael

Parasha Behaaloteja

Actualizado: hace 3 días


PARASHA BEHAALOTEJA 5782
.pdf
Download PDF • 455KB

DEDICADO PARA EL ÉXITO, SALUD Y PROSPERIDAD

DE LA FAMILIA MURCIANO BENHAMU

QUE SIEMPRE TENGAN ALEGRÍAS, SATISFACCIONES Y ABUNDANCIA

EN LO ESPIRITUAL Y MATERIAL


En la Parasha anterior de Naso describimos el conteo de la Tribu de Levi, la impureza de la mujer Sota (Descarriada), las leyes del Nazir (Nazareo) y la ofrenda de los Korbanot (Sacrificios) de los líderes de las Tribus en la inauguración del Mishkan (Tabernáculo). Nuestra Parasha continúa explicando temas del Mishkan, el encendido de la Menora (Candelabro) y la purificación de los Leviim. También relata los reclamos del Pueblo de Israel a Hashem y la transgresión de Miriam.


El encendido de la Menora y su elaboración:

El encendido de la Menora de oro en el Mishkan debía ser realizada de manera que las mechas de las velas se dirigían hacia la vela central, para que no dijeran que Hashem necesita la luz de la Menora (Cuando encendemos una vela para utilizar su luz las llamas están apuntadas hacia la casa y no hacia las velas mismas), así era encendida por Aharon Hacohen. Toda la Menora debía estar elaborada de una sola pieza de oro puro, todas las partes de la Menora desde la base hasta su decoración estaban grabadas en el cuerpo de la Menora y estaba prohibido agregarle algún detalle. (La elaboración de la Menora y sus detalles está aclarada en la Parasha de Teruma en el libro de Shemot). Hashem le mostró a Moshe la forma de la Menora en el Monte Sinai y precisamente así fue confeccionada.


La purificación de los Leviim:

Moshe separó a los Leviim del resto de las Tribus y los purificó para que fueran aptos para trabajar en el Mishkan y lo transportaran junto a sus utensilios. Luego de la entrega de la Tora todas las Tribus sirvieron al Becerro de Oro (Como explicamos en la Parasha de Itro en el libro de Shemot), a excepción de la Tribu de Levi. A causa de esta transgresión los primogénitos del Pueblo fueron descalificados como servidores Divinos en el Mishkan y la Tribu de Levi ameritó recibir este puesto. Siendo los Leviim quienes expiaron por el Pueblo de Israel. Los integrantes del Pueblo colocaron sus manos sobre los Leviim como la persona que colocaba sus manos sobre el Korban (Sacrificio). Seguidamente, Aharon Hacohen agitó a los Leviim hacia a los cuatro puntos cardinales, arriba y abajo, y con esto expiaron por el Pueblo de Israel.


La Tora advierte dos veces acerca de la purificación de los Leviim, la primera para purificarlos de la impureza y la segunda para purificarlos de la impureza proveniente del orgullo. Una persona que llega a un nivel alto puede perderlo rápidamente a causa del orgullo, una cualidad despreciable a los ojos de Hashem. ¿Cómo podemos realmente alejarnos de esta cualidad? La persona que comprende que todo su éxito proviene de la mano Divina, entiende que no tiene porqué enorgullecerse, así puede mantenerse cerca de Hashem a pesar de su éxito.


La edad de los Leviim:

A partir de los 25 años el Levi debía empezar a estudiar las Halajot (Leyes) del trabajo del Mishkan. Desde los treinta a los cincuenta años trabajaba transportando el Mishkan y sus utensilios. Luego de los cincuenta años ya no podía continuar transportando el Mishkan pero trabajaba en otras áreas como cuidar que los extraños (Los integrantes de otras Tribus) no entren al Mishkan, cantar durante la ofrenda de Korbanot y colocar las partes del Mishkan sobre las carretas antes de comenzar los viajes por el desierto.


Pesaj Sheni:

En la época de la ofrenda del Korban Pesaj (Sacrificio pascual), varias personas que estaban impuras a causa de un muerto le preguntaron a Moshe cómo hacer ya que al estar impuros no podían ofrendar el Korban y no querían perder esta gran Mitzva(Precepto). Moshe le preguntó a Hashem y Él le contestó: Aquella persona que el día 14 de Nisan este impuro o que se encuentre lejos y no pueda sacrificar el Korban Pesaj, puede sacrificarlo el mes siguiente el día 14 de Iyar, este Korban se llama Pesaj Sheni y debía ser consumido con Matzot y Maror (Hierbas amargas) como en Pesaj. Un prosélito que se convirtió después de Pesaj debía ofrendar Pesaj Sheni como si hubiera estado impuro o lejos. Sin embargo, una persona que despreció la Mitzva y no ofrendó el Korban en el momento indicado recibe Karet (Corte espiritual) y no le beneficia ofrendar Pesaj Sheni.


Esta Mitzva del Korban de Pesaj Sheni debía ser transmitida por medio de Moshe como el resto de las Mitzvot (Preceptos), pero fue dicha a causa de las personas que estaban impuras. Su fuerte deseo en el cumplimiento de esta Mitzva era tan importante a los ojos de Hashem que transmitió su cumplimiento al Pueblo de Israel por medio de ellos y no a través de Moshe, con esta Mitzva llegaron al nivel de ser quienes entregan la Tora. Toda persona tiene el potencial de llegar al nivel que desee, lo principal es que lo anhele de todo corazón.


Los viajes del Pueblo en el desierto:

El Pueblo de Israel viajaba y acampaba según las órdenes de Hashem, la señal era la nube que se encontraba sobre el Mishkan: En el momento en el que la nube se desaparecía del Mishkan el Pueblo de Israel sabía que debía comenzar el viaje, los Cohanim hacían sonar las trompetas y todos los campamentos comenzaban a viajar en el orden explicado en la Parasha de Bamidbar. Y cuando la nube descendía sobre el Mishkan sabían que debían acampar en ese lugar.


La función de las trompetas:

El Pueblo de Israel le preparó a Moshe dos trompetas de plata para hacerlas sonar delante de él, como hacen sonar delante de un rey. Estas trompetas estaban elaboradas de una sola pieza de plata y las hacían sonar en momentos especiales y según ellas el Pueblo de Israel comenzaba sus viajes en el desierto.


La travesía del Pueblo de Israel en el desierto hacia la Tiera de Kenaan (La Tierra de Israel):

En el momento en el que el Pueblo de Israel comenzó su travesía hacia la Tierra de Kenaan, Moshe le dijo a su suegro Itro que se una a ellos. Pero Itro prefirió volver a Midian con su familia para convertirlos y vender sus pertenencias y luego dirigirse a la Tierra de Israel.

La distancia entre el Monte Sinai y la Tierra de Kenaan era de aproximadamente once días, sin embargo, Hashem deseaba traer rápidamente al Pueblo de Israel a Su tierra llevándolos en un día por un camino que debía durar tres días, caminaron durante tres días sin acampar y el Aron (Arca) el cual contenía los restos de las primeras Tablas de La Ley (El rompimiento de las Tablas de La Ley a manos de Moshe está descrito en la Parasha de Ki Tisa en el libro de Shemot) viajaba delante de ellos para preparar el lugar donde acamparían. Durante el camino los acompañaban siete nubes: cuatro en los cuatro puntos cardinales, una debajo de ellos, una encima de ellos y una que iba delante de ellos para allanarles el camino, elevando los valles, aplanando las montañas y eliminando las serpientes y los escorpiones.


La transgresión de quienes reclamaron:

Luego de tres días de camino, cuando casi llegaban a la Tierra, los malvados que se encontraban en el Pueblo comenzaron a reclamar la dificultad del camino e indicaron que volverían a Egipto. Hashem hizo que ardiera un fuego y consumió a los que reclamaron. En recuerdo a este acontecimiento Moshe llamó a ese lugar “Tavera” de la palabra arder, ya que ahí ardió un fuego.

La transgresión de quienes fueron tras su deseo de comer:

Incluso tras ese acontecimiento el Pueblo de Israel no aprendió la lección. El Erev Rav (Las personas malvadas que se unieron al Pueblo cuando salieron de Egipto), desearon consumir carne y distintas verduras que estaban acostumbrados a consumir en Egipto y comenzaron a llorar, también el resto de los integrantes del Pueblo de Israel lloraron con ellos. Incluso que tenían Man que bajaba del cielo todos los días, el cual poseía todos los sabores posibles (A excepción del sabor de las verduras que acostumbraban a consumir en Egipto, las cuales eran dañinas para las mujeres lactantes) y descendía en el desierto sin que tuvieran que hacer ningún esfuerzo.


El Pueblo de Israel poseía mucho ganado vacuno el cual trajeron con ellos de Egipto, ¿Por qué se quejaron por no tener carne para consumir? Ellos sabían que para ser dignos de alimentos debían obedecer a Hashem, esta condición les pesaba tanto que no encontraban sabor en su comida y realmente se quejaron de esto. Ellos no se conectaban con las Mitzvot que observaban y por eso les era tan difícil su cumplimiento. Si aprendemos a comprender las Mitzvot que observamos, su propósito y el beneficio que obtenemos de ellas, podremos conectarnos con ellas y cumplirlas con voluntad y alegría.


Los setenta Zekenim (Ancianos) y la pena de los transgresores:

Hashem le ordenó a Moshe reunir setenta ancianos del Pueblo de Israel para que lo ayuden a liderar al Pueblo. Y Le informó a Moshe que le daría al Pueblo una gran cantidad de carne que deberán consumir durante un mes y como castigo matará a los lujuriosos. Moshe le preguntó a Hashem si será una alabanza para Hashem el hecho de entregarles mucha carne para luego hacerlos morir, Hashem le dijo que si no hacía esto el Pueblo creería que Él no tiene la posibilidad de entregarles carne en el desierto y eso provocaría un Jilul Hashem (Profanación Divina) mayor.

Los setenta ancianos eran merecedores de profecía. Eldad y Meidad, dos de los setenta ancianos, tuvieron una profecía en la cual Moshe no era quien los lideraría al entrar a la Tierra de Kenaan, si no, su alumno Yeoshua. Yeoshua los quería castigar por eso, pero Moshe aceptó las cosas con buen ánimo y se alegró de que llegarán al nivel de profecía.

Repentinamente comenzó a soplar un espíritu Divino, que trajo con él Salvim (Codornices) del mar, el Pueblo de Israel las recogió en grandes cantidades y las consumieron con ansias. Por esto Hashem se enfureció y aniquiló a las personas que se dejaron llevar por su deseo y querían revelarse en Su contra.


La transgresión de Miriam:

Miriam la hermana de Moshe le relató a su hermano Aharon que Moshe se separó de Tzipora su mujer por ser Navi(Profeta) y le era prohibido impurificarse por medio de estar con ella. Ellos sospechaban que fue una decisión que tomó por sí mismo y que estaba equivocado ya que había muchos profetas en el Pueblo que continuaban viviendo con sus esposas.

Moshe era el más humilde de todos los hombres y no reaccionó a sus palabras, sin embargo, Hashem los reprochó por no haber tenido temor de hablar en contra de Moshe que hizo eso por orden Divina y su nivel de profecía era mayor al del resto de los profetas.


Hashem los reprochó con tranquilidad y con un lenguaje delicado para que escucharan Sus palabras ya que si hubiera hablado con ellos desde la ira no Lo hubieran escuchado. Así es la naturaleza de la persona, los reproches transmitidos con ira no entran en el corazón, inclusive si son las palabras de Hashem. No existe una persona que no se equivoque y es importante reprochar de vez en cuando, únicamente con tranquilidad, si no es así el reproche no cumple con su propósito.


Cuando Hashem terminó de reprocharlos Miriam recibió Tzaraat (Lepra). Moshe le suplicó a Hashem por su recuperación, después de una semana se recuperó y todo el Pueblo de Israel continuó su camino.


“SHABAT SHALOM”

51 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

SHABUOT