Buscar
  • Editorial Or LeIsrael

Parasha Lej Leja

Actualizado: 9 nov


PARASHA LEJ LEJA
.pdf
Download PDF • 1.93MB

DEDICADO PARA LA ELEVACIÓN DEL ALMA DE MIRIAM (SULTAN) BAT AZIZA Z”L

PARA EL ÉXITO, SALUD Y PROSPERIDAD DE SUS DESCENDIENTES

QUE SIEMPRE TENGAN ALEGRÍAS, SATISFACCIONES Y ABUNDANCIA EN LO ESPIRITUAL Y MATERIAL


En la Parasha anterior de Noaj relatamos el descenso del Mabul (Diluvio), el comienzo del mundo de nuevo a partir de Noaj y los animales que se encontraban en la Teva (Arca) y el inicio de la vida de Abram y Sarai. En nuestra Parasha describiremos la llegada de Abram y Sarai a la Tierra de Kenaan (Israel), el Brit Ben Habetarim (Pacto entre las partes), el nacimiento de Ishmael, la Mitzva (Precepto) del Brit Mila (Pacto de circuncisión) y el cambio de los nombres de Abram y Sarai.


Hashem le ordena a Abram “Lej Leja” (Vete por ti):

En Jaran Hashem se dirige a Abram diciéndole que abandone su país y a su familia y se dirija a la Tierra de Kenaan, donde será merecedor de tener descendencia, riqueza, notoriedad y grandeza.

¿Por qué Abram necesita notoriedad? ¿No debería la persona realizar sus acciones únicamente por el nombre Divino y no por honor? Estas herramientas pueden ser utilizadas también para trabajar a Hashem. La naturaleza de las personas es ser influenciadas por la riqueza y la notoriedad, debemos aprovechar estos medios para difundir la Emuna (Creencia) en Hashem en el mundo entero. Nada fue creado en vano, cada cosa, talento y cualidad pueden ser utilizados para trabajar a Hashem, solo debemos buscar la manera de hacerlo.


La promesa de descendencia y la herencia de la Tierra:

Abram y Sarai tienen 75 y 65 años respectivamente, salen de Jaran camino a la Tierra de Kenaan, junto a Lot el sobrino de Abram (Su padre era Haran el hermano de Abram el cual fue quemado por Kidush Hashem – Santificación del nombre Divino, por no haber aceptado postrarse a la Avoda Zara – Idolatría). Al entrar a la Tierra de Kenaan llegan a la ciudad de Shejem, ahí Hashem se le revela a Abram y le promete que tendrá descendencia y en el futuro ellos heredaran esta Tierra – Esta promesa es repetida varias veces a lo largo de nuestra Parasha. Cuando Abram escucha las buenas noticias construye un Mizbeaj (Altar) y ofrenda en él un Korban (Sacrificio) para Hashem. Continúan su travesía por la Tierra de Israel hasta llegar a Yerushalaim y se establecen ahí.


La prueba de la hambruna:

Tras menos de un año de estar en la Tierra de Kenaan, reina la hambruna en la Tierra y Abram debe dirigirse a Egipto, en donde no hay hambruna. Esta era una prueba de Hashem a Abram, Él quería ver si Abram se resentiría por ordenarle ir a la tierra de Kenaan, y ahora obligarlo a dejarla. Abram pasa esta prueba con integridad y se dirige a Egipto con Emuna completa de que todos los caminos de Hashem son justos y correctos.


Sarai es tomada al palacio de Paró:

Abram sabe que los egipcios están llenos de lujuria y cuando vean la belleza de su esposa Sarai la llevarán donde su rey Paró, asesinándolo a él. Por esta razón Abram se pone de acuerdo con Sarai para que al llegar a Egipto digan que ella es su hermana y no su mujer. Efectivamente, los egipcios toman a Sarai a la fuerza llevándola al palacio de Paró y le dan abundantes regalos a “su hermano” Abram.

Hashem hiere a Paró y a los habitantes de su casa con grandes plagas para que no toque a Sarai. Paró comprende que su castigo está relacionado al hecho de haber tomado a Sarai y que Abram es su marido y no su hermano, regresando a Sarai a Abraham sin tocarla, sin embargo, los expulsa de su país para que no sean asediados por los egipcios.


La discusión entre Abram y Lot:

Abram regresa a la Tierra de Kenaan, estableciéndose nuevamente en ella. Abram y Lot tienen abundantes posesiones y no hay suficiente pasto para sus ganados. Adicionalmente, estallan discusiones entre sus pastores, los pastores del ganado de Lot pastoreaban en los campos de los kenaanitas, diciendo que la Tierra fue prometida a Abram y puesto que él no tiene hijos Lot heredará la Tierra, por lo tanto, todos los terrenos de la Tierra de Kenaan le pertenecen a él. Por otro lado, los pastores del ganado de Abram dicen que la Tierra fue prometida a Abram, sin embargo, aún no le ha sido entregada y pertenece a los kenaanitas, siendo prohibido robar de sus campos.


Finalmente, Abram y Lot se separan, Lot elige asentarse en las ciudades al otro lado del Yarden, próximo a la ciudad de Sedom. En este lugar había pasto en abundancia para todo su ganado, pero las personas que habitaban ahí eran malvadas. Y Abram permanece en la Tierra de Kenaan.


Lot era el sobrino de Abram, una persona justa y vivía en su casa, ¿Cómo es posible que se deterioró hasta llegar a establecerse en un lugar donde habitaban personas malvadas? La realidad es que el entorno en el que vive la persona es importante, sin embargo, quienes lo rodean no pueden tomar las decisiones correctas por él, solo pueden ayudarlo a ir por el camino del bien, pero la elección entre el bien y el mal está únicamente en las manos de la persona. También quien creció en un ambiente negativo puede y debe escoger el camino correcto, es verdad que no tiene ayuda de su entorno, pero siempre tiene ayuda Divina.


La guerra entre Abram y los reyes:

En ese momento comenzó una guerra entre varios reyes, entre ellos se encontraba el rey de Sedom, todas las propiedades de Sedom son confiscadas y sus habitantes son capturados, entre ellos se encuentra Lot. Cuando Abram escucha que Lot fue capturado, toma 318 de sus sirvientes y sale a luchar en contra de los reyes, saliendo victorioso. Cuando Abram regresa de la guerra, sale a su encuentro Maljitzedek (Este era Shem el hijo de Noaj y fue llamado así puesto que era el rey de Yerushalaim). Él le da la bienvenida, le sirve pan y vino para comer y lo bendice.

Aunque las propiedades de Sedom le pertenecen ahora a Abram, él no quiere tomar provecho de las pertenencias de malvados y le retorna todo al rey de Sedom.


Brit Ben Habetarim (El Pacto entre las partes):

Luego de la guerra Hashem le dice a Abram que su descendencia se multiplicará como las estrellas y heredarán la Tierra de Kenaan. Abram le pide a Hashem una señal de esto y Hashem establece con él un Pacto llamado “Brit Ben Habetarim”, en el cual le informa que antes de que su descendencia herede la Tierra, serán esclavos en una tierra extranjera, saldrán de ahí con grandes riquezas y entonces, heredarán la Tierra.


Hagar la sirvienta de Sarai:

Por ahora, Abram y Sarai no han tenido hijos. Sarai es una mujer mayor estéril y sabe que no tiene la posibilidad de tener hijos de manera natural. Por lo tanto, le da su sirvienta a Abram – Hagar la hija de Paró, para que se case con ella y tenga hijos, en su corazón Sarai piensa que, a lo mejor por el mérito de este noble acto, ella también será merecedora de tener hijos.

Hagar queda embarazada y comienza a despreciar a Sarai por el hecho de estar casada tantos años sin ameritar descendencia. Sarai es estricta con ella y Hagar sufre un aborto. Desde ese momento Sarai le da trabajos arduos a Hagar y ella no los puede aguantar, escapándose al desierto.


El nacimiento de Ishmael:

En el desierto se le aparece a Hagar un ángel Divino y le ofrece volver a trabajar donde Sarai, si ella lo hace quedará embarazada de vuelta, llamará a su hijo Ishmael y su descendencia se multiplicará abundantemente. Sin embargo, este niño será un hombre salvaje, robará todo lo que esté a su alcance y así aprenderá a sobrevivir en el desierto. Hagar regresa a Sarai y le da un hijo a Abram, el cual elige por Ruaj Hakodesh (Providencia Divina) el mismo nombre que el ángel le había dicho a Hagar – Ishmael. Abram tiene 86 años cuando nace Ishmael.


El Brit Mila y el cambio de nombre:

Cuando Abram tiene 99 años, Hashem le ordena circuncidarse a sí mismo y por el mérito de esta Mitzva (Precepto) su descendencia se multiplicará sobrenaturalmente. Hashem le cambia el nombre a “Abraham”, y establece con el pacto del Brit Mila – Que Hashem será su Di.s y el de su descendencia y les entregará la Tierra de Kenaan y Abraham se circuncidará y le ordenará también a su descendencia circuncidar a sus hijos y sus sirvientes a los ocho días de nacidos. Y quien no cumple con el Brit Mila quiebra el pacto con Hashem y recibirá las consecuencias por ello de manos del cielo. Hashem también cambia el nombre de Sarai a “Sara” y le comunica a Abraham que el hijo que le prometió, el cual su descendencia heredará la Tierra de Kenaan, es el hijo que le nacerá a Abraham de Sara y no de Hagar y de él saldrán reyes. Cuando Abraham escucha esto se alegra y ríe, Hashem le anuncia que por haberse reído el nombre de su hijo será “Itzjak” (De la palabra Tzjok – risa en hebreo).


Hashem elige a Itzjak como sucesor de Abraham:

Luego de que Hshem bendice a Itzjak, que nacerá de Sara, Abraham le pide que bendiga también a Ishmael, Hashem lo escucha y lo bendice diciendo que su descendencia será abundante. Sin embargo, aclara que el pacto que estableció con la descendencia de Abraham será con la que proviene de Itzjak y no de Ishmael.

Abraham se circuncida a sí mismo como Hashem le ordenó, a la edad de 99 años. También circuncida a sus sirvientes y a su hijo Ishmael a la edad de 13 años.


“SHABAT SHALOM”


40 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo