Buscar
  • Editorial Or LeIsrael

Parasha Bo

Actualizado: 17 jul


parashat bo 5782
.pdf
Download PDF • 1.88MB

DEDICADO PARA LA ELEVACIÓN DE LAS ALMAS.

SR. ABRAHAM (ALBERT) BEN SARA Z¨L Y SRA.

SHOSHANA (ROSA) BAT ESTHER Z¨L ARAMATI.

PARA EL ÉXITO Y PROSPERIDAD DE SUS HIJOS, NIETOS Y BISNIETOS.


La Parasha anterior de Vaera nos relata sobre el gran episodio de la Salida de Egipto y como Hashem le mandó a los egipcios siete plagas para demostrar Su Gradeza y Supervisión en el mundo.


En nuestra parasha de Bo los egipcios recibieron otras tres plagas, y luego Paró liberó al Pueblo de Israel de la esclavitud.


La octava plaga - LANGOSTAS

Moshé levantó la vara sobre la Tierra de Egipto y un viento del este comenzó a soplar. Toda la noche sopló llevando consigo langostas. Estas cubrieron toda la tierra de Egipto y oscurecieron la luz del sol; acabaron con todas las frutas, verduras y hierbas que habían sobrevivido a la plaga del granizo, y después no quedó nada.


Paró le suplicó a Moshé que les quite de encima las langostas y entonces él liberaría al Pueblo de Israel; entonces un viento del oeste sopló y se llevó todas las langostas al mar y no quedó ninguna en toda la Tierra de Egipto (las langostas son aptas para su consumo, y, por lo tanto, no quedó ninguna en Egipto, para que los egipcios no puedan tener provecho de ellas. Incluso las langostas que ya habían preparado para comérselas, el viento se las llevó).

Después de que las langostas se fueron, Paró se negó a liberar al Pueblo de Israel.


La novena plaga - OSCURIDAD

Moshé levantó su mano en dirección al cielo y se formó una densa oscuridad en toda la tierra de Egipto que duró seis días. En los primeros tres días no podían ver absolutamente nada, aunque encendieran velas, estas se apagaban por causa de la oscuridad. En los siguientes tres días, la oscuridad se hizo tan densa que no se podían mover de sus lugares (esta oscuridad no era por falta de luz solar, sino que era como una nube muy densa que apagaba las velas, y luego se volvió tan densa que no les permitía ni siquiera moverse) pero el Pueblo de Israel tenía luz incluso cuando entraban en las casas de los egipcios.


También después de que terminó esta plaga, Paró se rehusó a liberar al Pueblo de Israel. Además le advirtió a Moshé que si volvía a aparecer delante de él una vez más lo mataría. Moshé le anunció que la última plaga sería la de los primogénitos, y resultó que en verdad fue la última vez que Moshé se presentó delante de Paró.


Hashem le había prometido a Abraham Avinu que sus descendientes iban a salir de Egipto con una gran riqueza, y, por lo tanto, le pidió a Moshé que el Pueblo de Israel tome de los egipcios utensilios de plata y de oro. Los egipcios no podían decir que no tenían dichos utensilios, ya que en la plaga de la oscuridad, los israelitas entraron en sus casas y vieron dónde los guardaban.


Es posible que el Pueblo de Israel no era meritorio de salir de Egipto con gran riqueza, pues en Egipto no fueron grandes piadosos; incluso fueron idolatras al igual que los egipcios, y, por tanto, sólo merecían salir de la esclavitud a la libertad. Pero ya que Hashem prometió que saldrían con gran riqueza, ¡esa promesa la iba a cumplir de cualquier manera!


Hashem le ordenó al Pueblo de Israel que el 10 de Nisán cada familia tome de los egipcios un cordero, y que el 14 de Nisán lo degüellen; la sangre la debían poner en las jambas de las puertas, y luego debían asar el cordero en el fuego y comérselo vestidos y listos para salir de Egipto.


De esta manera se puso a prueba la fe del pueblo de Israel, puesto que el cordero representaba una deidad para los egipcios, y cuando ellos vieran que los israelitas estaban degollando a sus dioses y comiéndoselos, esto sería un gran peligro para ellos. Pero el pueblo de Israel pasó la prueba e hicieron todo lo que se les ordenó sin titubear.

Hashem ordenó que cada año se haga la ofrenda del Korbán Pesaj en el Bet Hamikdash y que se festeje Pesaj, para que de esa manera transmitamos a nuestra descendencia por todas las generaciones los milagros tan grandes que hizo Hashem con nosotros en la salida de Egipto, fortaleziendo las FE de las futuras generaciones.


La décima plaga – MUERTE DE LOS PRIMOGÉNITOS

A la medianoche del 15 de Nisán, Hashem pasó por toda la tierra de Egipto matando a todo los primogénitos que estaban en las casas, pero saltó aquellas casas en las que habían puesto sangre en las jambas de las puertas, y en dichas casas los primogénitos se salvaron.


La sangre era la de la ofrenda de Pesaj que el Pueblo de Israel hizo con entrega, y por el mérito de esa mitzvá se salvaron de la plaga de los primogénitos. En cada ocasión que se nos dificulte cumplir una mitzvá o llevar a cabo un acto de bondad, debemos recordar que mientras más difícil es el cumplimiento de dicha mitzvá, su valor es mayor; y no sabemos el merito que esta mitzva puede provocar.


En ese momento se escuchó un gran grito en la tierra de Egipto, y Paró fue a suplicarle a Moshé y al Pueblo de Israel que se vayan de Egipto.


El día jueves 15 de Nisán del año 2448 a partir de la creación del mundo, el Pueblo de Israel salió apresuradamente de Egipto, de tal manera que la masa que habían preparado para el camino no alcanzó a fermentarse y cuando la hornearon en el camino hicieron matzot en vez de panes.

(Hashem nos ordenó comer matzot cada año en la fiesta de Pesaj para recordar las matzot que comió el Pueblo de Israel cuando salió de Egipto).


El exilio fue decretado al Pueblo de Israel por 400 años, y comenzó a partir del nacimiento de Itzjak (en el año 2048 a partir de la creación del mundo, 30 años después del pacto que Hashem hizo con Abraham Avinu) hasta la salida de Egipto, y dentro de ese período el Pueblo de Israel estuvo en Egipto durante 210 años. Cuando el Pueblo de Israel salió de Egipto contaba con aproximadamente 600,000 hombres (el número exacto es 599,000), sin contar a las mujeres, a los niños y a muchos prosélitos que se les unieron.


-LA PLAGA DE LA OSCURIDAD-

Enseñaron nuestros Sabios que tan sólo salió de Egipto una quinta parte del Pueblo de Israel. Las otras cuatro quintas partes murieron en Egipto, ya que no creyeron en Hashem y no querían salir de Egipto. Murieron y fueron enterrados durante la plaga de la oscuridad, para que los egipcios no los vean morir y piensen que tambien estaban siendo castigados junto con ellos.


Quizás de esto podemos aprender una lección: Hashem se preocupó por el honor de Israel delante de los Egipcios, aunque eran unos malvados, y por eso se los llevó durante la plaga de la oscuridad.


Cuanto debemos ser cuidadosos con el honor de nuestros compañeros, y si tenemos reclamos o críticas contra alguien, debemos arreglar nuestros asuntos en privado, en silencio y en la oscuridad, sin involucrar a todo el mundo. Cuidemos de la imagen de Hashem incluso en momentos de enojo y de pleitos.


“SHABAT SHALOM”



45 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo